Supercopa

Supercopa argentina: Boca-River

Mar 17,2018

Ambos equipos llegaban con dudas a la Supercopa. Boca como líder absoluto de la Superliga, pero en este 2018 ha perdido la velocidad de crucero que llevaba y tiene problemas en cuanto a juego y adaptación al plan por parte de Tevez. River, totalmente alejado de la cabeza de la tabla en la Superliga, afrontaba esta Supercopa como gran objetivo del semestre.

Supercopa Boca River

Boca en un 1-4-4-1-1 con Cardona por detrás de Tevez y Pavón cerrando en banda izquierda cuando tocaba defender. Replegaba a zona de ¾ y dejaba salir a los centrales de River. A partir de la línea central, Pavón se descolgaba y se creaba un agujero a la espalda de Pablo Pérez difícil de solventar para el sistema defensivo xeneize.

Esto era aprovechado por River. Mora, que ocupaba la zona de delantero por la derecha, fijaba a Fabra y Magallán, mientras Pity y Pratto se encargaban de fijar a Barrios y Goltz respectivamente. Nadie de la defensa de Boca era capaz de adelantar su posición y corregir el desajuste a la espalda del mediocampo por miedo al espacio que dejaban libre si saltaban.  Por lo tanto, Nacho Fernández se ubicaba a la espalda de Pablo Pérez y recibía fácil con libertad para girar.

Supercopa Boca River

Supercopa Boca River

Como vemos en ambas imágenes, Nacho Fernández estaba totalmente libre de marca, de manera que River conseguía girar a todo el centro del campo de Boca. Una vez recibía, con Mora abierto muchas veces en derecha o los apoyos de Pity Martínez, River conseguía profundizar por el costado izquierdo de la defensa rival. Sobre todo, hay que destacar esa conexión Nacho-Pity. Los mapas de pases nos demuestran como fue la conexión más importante del partido para River. Nacho Fernández fue fundamental para activar a Pity, el talento de este último hizo el resto.

supercopa

En ataque, River simplificaba el inicio. Normalmente la salida era en largo, Armani, de buen pase largo, buscaba a Pratto. El objetivo no era que Pratto generase a partir de este juego directo y guardarla, Gallardo quería la segunda jugada después de este duelo Pratto contra Goltz. De hecho, si nos fijamos en el mapa de pases, el delantero de River tiene pocas intervenciones y ninguna conexión de pase con él como emisor.

River tenía muy estudiada la fase ofensiva de Boca. La idea de Gallardo siempre fue que Boca no saliera cómodo desde atrás. El equipo millonario hacía un repliegue medio, siempre cercano a las marcas a partir de esa zona y con seguimientos individuales, el más importante fue Nacho Fernández sobre Pablo Pérez, cerebro de Boca. Lo seguía incluso hasta el costado opuesto del campo. El objetivo era que recibiera el balón Magallán que sufría un aclarado. Estaba libre siempre el defensa central de Boca, pero no tenía receptores libres por delante, por lo que el juego xeneize se volvía previsible y lento. Además, Boca no contaba en esos momentos con un delantero centro con características físicas como para mandar un pase directo y generar juego ofensivo a partir de esa disputa.

Supercopa Boca River

De hecho, si nos volvemos a fijar en los mapas de pases, esta vez de Boca, vemos claramente las elevadas intervenciones que tuvo Magallán en el juego.

Supercopa

La única opción de Boca para generar peligro en la zona defensiva de River fue Cristian Pavón. El extremo, de malas decisiones en varias acciones, fue el jugador más profundo de Boca. Participó por ambas bandas, sobre todo en izquierda en la primera parte, atacando la espalda de Montiel.

Boca cuando robaba, el objetivo estaba claro: pase largo por encima de la defensa de River a la espalda de Montiel y Maidana. Pavón, sin tareas defensivas en campo propio, siempre se encontraba abierto estirando y dispuesto a picar al espacio.

Supercopa Boca River

El paso por los vestuarios trajo modificaciones en Boca en cuanto a lo táctico. Nández, de escasa participación ofensiva en el primer tiempo con Enzo Pérez muy encima de él, descendió su posición, colocándose muy cerca de Jara y Barrios. A partir de ese triángulo, Boca consiguió juntar pases y progresar. Enzo Pérez, interior derecho millonario, ya tenía que decidir si ir sobre Nández o sobre Jara, eso le daba a Boca el tiempo suficiente para asegurar su posesión. Además, Saracchi, lateral izquierdo de River, no se atrevía a saltar y quedaba en una posición intermedia, muy incómoda para su equipo porque no ayudaba en la presión en la zona de balón, pero además generaba espacio a su espalda, aunque esto último fue poco aprovechado por Boca ya que su jugador más profundo se encontraba en el costado opuesto.

Supercopa Boca River

Pero claro, Boca tenía un hándicap en el nuevo plan. La calidad de los tres que se juntaban en derecha no es la calidad técnica de los tres que se juntan en izquierda, sobre todo si pensamos en Pablo Pérez, director de la orquesta xeneize, y muy lejos de balón. A pesar de esto, la personalidad del centrocampista argentino le llevó en muchos momentos a caer al costado derecho para participar en el juego y seguir juntando pases, pero desaparecía así la figura del interior izquierdo para la continuación del juego hacía ese costado.

Con varias acciones a balón parado, consiguió el líder de la Superliga generar peligro, pero Armani se encargó solventar todos los problemas generados cerca de su portería.

La disputa llegó a su fin en el momento en que Nacho Fernández decide generar solo un contragolpe desde su propia zona defensiva. Arrancó el centrocampista de 9 de Julio y nadie lo pudo parar hasta que en la zona de tres cuartos abrió por derecha para que Pity Martínez le regalara el gol a Scocco.

A partir de ese momento, en Boca todo el mundo quería el balón, pero en zona equivocada. Nadie lo buscaba a la espalda de las líneas rivales, donde hace daño. River vivió tranquilo hasta el final y se llevó la Supercopa.

Alonso (@GambetaTirando)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *