Uruguay campeona

Sudamericano Sub 20: campeona Uruguay

Feb 26,2017

Corría el 3 de Marzo de 1981 cuando Uruguay se proclamó campeona del Torneo Juventud de América. Una selección liderada por Enzo Francescoli y dirigida por Aníbal Gutiérrez Ponce conseguía en Ecuador el séptimo Sudamericano Sub-20 para su país. Casualidades del destino, 36 años después, nuevamente en Ecuador, la selección charrúa consigue su octavo título sudamericano de la categoría, colocándose a solo tres de Brasil, la más laureada.

Esta generación uruguaya está dirigida por Fabián Coito, entrenador sub-20 desde 2014, y liderada por jugadores como Bentancur o Amaral. El título es el premio a un trabajo de muchos años y sirve para refrendar el proyecto de inferiores de Uruguay, que lleva trabajando mucho y bien durante años, como demuestran al asistir a su sexto Mundial Sub-20 consecutivo.

En este artículo, analizaremos cómo se expresa la selección de Coito sobre el terreno de juego y cómo han conseguido demostrar su superioridad sobre todas las selecciones rivales. Por último, miraremos al futuro y pensaremos en el Mundial Sub-20 que disputarán entre mayo y junio en Corea del Sur.

El JUEGO DE LA CAMPEONA

Los uruguayos, por tradición, son jugadores aguerridos, muy trabajadores y que siempre compiten. Esta generación tiene eso y muchas gotas de talento. Fabián Coito ha utilizado un 1-4-2-3-1 como sistema de juego principal. Durante los partidos ha tenido diversas variantes en el sistema, utilizando también un 1-4-3-2-1 o un 1-4-1-4-1, este último siempre para guardar un resultado positivo, salvo en el partido vs Bolivia que fue de inicio

El once uruguay

ATAQUE

Desde el portero y con ambos centrales abiertos, Uruguay intentaba rasear el balón. La misión en esta primera fase de juego era contactar con Bentancur, ya sea incrustándose este entre centrales o recibiendo a la espalda de la primera línea de presión. Si esto no se conseguía ante la presión rival, el plan B consistía en buscar con un balón directo a Schiappacasse en la punta de ataque, obteniendo poco beneficio de este modo (entre sus ocasiones de gol, solo el 7,7% llegaron tras juego directo).

4-2-3-1  

Si Bentancur conseguía recibir, su objetivo era saltar las líneas de presión rival ya fuera mediante una conducción o con un pase filtrado, de esos que tan bien sabe dar el jugador de Boca. Los laterales se colocaban avanzados y muy abiertos siempre como apoyo por fuera. Por delante de todo esto y a la espalda de los mediocentros rivales, se mostraban para recibir tanto Amaral como De la Cruz. Si estaban bien tapados por el sistema defensivo rival, la opción utilizada era nuevamente un envío directo a Schiappacasse, esta vez en profundidad buscando su movimiento dentro-fuera que daba profundidad al equipo.

Una vez en campo rival, Uruguay se vuelve imprevisible si el balón llega a Amaral o De la Cruz.  Cualquiera de los dos puede sacar un último pase que deje a un compañero ante una ocasión de gol o incluso pueden disparar a puerta, opción que han utilizado en un 30,8% de las ocasiones del conjunto charrúa. Si se establecían en campo rival, intentaban ser profundos mediante los mencionados movimientos de Schiappacasse o con las subidas de los laterales.

Destacar que Uruguay ha sido la tercera selección con menos posesión de balón en todo el torneo, sin embargo, ha sido la más goleadora junto a Ecuador. No necesitaban tener mucho tiempo la pelota para crear peligro.

Si perdían balón en zona de finalización el objetivo era claro: recuperarlo rápido, fuerte presión sobre balón, achique de espacios y robo (5,5% de los goles uruguayos llegaron así). Si la pérdida era en la zona de creación o en iniciación, el objetivo era replegar por detrás de la línea de la pelota y agrupar al equipo.

DEFENSA

Uruguay se agrupaba con un repliegue medio en un 1-4-4-2 con el objetivo de tapar líneas de pase. Ante un pase atrás del rival, un jugador recibiendo de espaldas o un mal control, el equipo adelantaba líneas e intentaba robar más arriba. En algunos partidos, cuando el guardameta rival tenía que sacar de puerta, el equipo uruguayo se iba a presionar arriba para imposibilitar la salida del oponente. Uno de los problemas del sistema defensivo charrúa fue la espalda de su defensa. Pese a contar con jugadores rápidos atrás, en ocasiones la presión sobre el poseedor del balón no existía, por lo que el rival podía lanzar cómodo al desmarque en profundidad que se producía.

El principal objetivo era recuperar el balón y transitar rápido. Cuando se conseguía recuperar y tras las conducciones de Bentancur o pases rápidos a zona de mediapuntas, la celeste se volvía muy peligrosa y conseguía su mayor número de goles (27,8% de los goles uruguayos llegaron en una transición rápida). En estas acciones tenían siempre mucha importancia los movimientos de Schiappacase, siempre amenazando con desmarques a la espalda de la defensa rival.

Puntos FUERTES

Buenos balances en las transiciones tanto defensa-ataque como ataque-defensa.

Disparos peligrosos desde fuera del área (el 22,2% de los goles llegaron así, teniendo el 30,8% de sus ocasiones de esta manera).

Cabecea mucho en Acciones a Balón Parado, aunque con poco éxito en esta ocasión.

Buena defensa tanto en los 1vs1 como en centros laterales.

Pocos errores defensivos en despejes.

Mejor juego aéreo del torneo con el 53,14% de los duelos ganados.

Puntos DÉBILES

Sufre con pases a la espalda de su defensa.

Pérdidas en campo propio.

Sufre en Acciones a Balón Parado.

EXPECTATIVAS EN EL MUNDIAL

En Corea del Sur, desde el 20 de Mayo, se reunirán las mayores promesas del fútbol mundial. Ya se conocen 16 de los 24 equipos participantes en el torneo, solo faltarán por definirse los representantes de la Confederación Africana (CAF) y de la CONCACAF. El sorteo se realizará el 15 de Marzo, y allí conoceremos el camino que le espera a la campeona continental, en búsqueda de su primer entorchado mundialista de la categoría.

La selección uruguaya partirá como una de las favoritas. Es una selección bastante madura pese a la corta edad de sus integrantes, que tiene muy clara su idea de juego, y lo que es más importante, tiene mucho talento en sus filas. De cara a la cita mundialista, Fabián Coito contará con la misma base de futbolistas que le han llevado hasta el país asiático aunque se podría sumar el jugador del Real Madrid Castilla, Federico Valverde. El Pájaro era parte importante de esta generación, siendo clave en el Sudamericano Sub-17 de 2015, pero por sus compromisos con el filial blanco no ha podido asistir a esta cita continental. Valverde podría formar una dupla de muchos quilates en el centro del campo uruguayo junto a Bentancur. Veremos cómo evoluciona esta generación de futbolistas uruguayos que debe dar grandes éxitos al país sudamericano.

Alonso (@GambetaTirando)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *