Antoine Griezmann y los penaltis

Oct 03,2016

Los penaltis suponen una anomalía en el fútbol con respecto a otros deportes. Ninguna otra disciplina posee un castigo tan grande si atendemos a la importancia y la probabilidad de éxito, pues tres de cada cuatro penaltis señalados acaban en gol.

Ese dato ayuda a valorar la hazaña de Diego Alves, un portero de reflejos felinos, especialista en desviar probabilidades desde los once metros. Su récord se sitúa en 45 penaltis afrontados y sólo 21 goles encajados, no llega ni al 50%. Sin embargo, no quería centrarme en el portero del Valencia, que merece un libro aparte, sino en otro futbolista cuya historia reciente se relaciona estrechamente con los penaltis, Antoine Griezmann.

Escucho con sorpresa en “Las Gaunas” de la esencial Radio 38ecos, que Griezmann debe seguir lanzando los penaltis pese a que sus números son horribles. Falló uno en la final de la Champions que pudo valer un título y, pese a que la muestra es pequeña para extraer conclusiones, desde su tiempo en la Real Sociedad no ha destacado desde los once metros. Un penalti no transformado supone un gol menos. Si nos fijamos en la probabilidad, cuarto y mitad de gol que se escapa. Un gol menos, y especialmente en el Atlético de Madrid por su esencia defensiva, puede implicar una pérdida de puntos. Cada punto, en la lucha por la Liga, Europa o la salvación, vale millones de euros.

Quizás desde dentro de un vestuario de élite las cosas se ven de otra manera, mas resulta difícil de entender este mundo de egos y líderes que exigen ser el lanzador de penaltis para engordar una estadística goleadora a costa del beneficio del equipo. Pasa con Messi, pasa con Griezmann. No se le da importancia hasta que Messi falla en la final de la Copa América o Griezmann lo hace en la final de la Champions. Sin embargo, no se discute, se distrae la atención con otras historias.

Tal y como lo veo hay dos soluciones: la rápida es buscar un lanzador fiable y que el líder sepa delegar la tarea en alguien efectivo desde los once metros. También, aunque más a medio plazo, Messi, Griezmann y alguna otra estrella que quiera lanzar penaltis puede trabajar para superar el 75% de acierto. Cualquier futbolista puede hacerlo, de hecho. Sólo necesita un entrenador con los conocimientos adecuados y, quizás, un psicólogo.

Fernando Campelo (@niibets)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *