Cómo elegir al entrenador adecuado

Sep 28,2016

Llega el otoño y los entrenadores empiezan a caer como hojas caducas. Los días se hacen más cortos y, quizás por eso, los presidentes y directores deportivos empiezan a mirar el futuro con menos optimismo, recalculan sus expectativas y pulsan el botón del pánico. Algunos, directamente, enseñan la cartulina roja al que hace sólo unas jornadas era el capitán que debía dirigir la nave a un horizonte de éxitos.

Cada vez que un entrenador deja su codiciado puesto, la prensa se apresura a presentar una lista de candidatos para el reemplazo. A menudo, tras tres o cuatro nombres, se cierra el asunto con un “esto es lo que hay disponible”. La costumbre se extiende desde el más ilustrado periodista al que busca sus fuentes en la barra de un bar. Con todos los técnicos preparados que hay, ¿sólo tres pueden optar al puesto? Suelen responder además a unos perfiles muy determinados: el que ahora comenta partidos en la tele, el que el año pasado entrenaba a otro club y no lo hizo mal y el que pasó por el equipo como jugador y ha dejado alguna buena impresión en sus primeros pasos como técnico. Apenas quedan huecos para otras características.

Sin embargo, el problema no es la poca imaginación de la prensa, es que estos nombres, esta lista cerrada en la que no cabe casi nadie, refleja la escasa visión de los clubes para fichar entrenadores.

Un modelo para buscar al entrenador ideal

El scouting de entrenadores, si nos atenemos a las pruebas, es una disciplina poco practicada. Sabemos por este artículo en Marca, que hay equipos que, al menos, tienen un sistema para seleccionar técnicos y no elegir al primer candidato que le ofrece el agente amigo. Sin embargo, si nos fijamos en los ejemplos de despidos y contrataciones, se nota el patrón común y la falta de análisis para un puesto que debe dirigir los principales activos de la entidad.

El club ideal hace scouting de entrenadores tanto como de jugadores. Y tendría varios sustitutos pensados para el puesto en cada momento. Ya sea al final de temporada, durante la misma si hay que despedir al técnico o si se va tentado por las libras de la Premier en el peor momento posible.

tablamarca

El ejemplo del Eibar, con esas 31 categorías, es trasladable a otros clubes con las modificaciones que impliquen las características particulares de cada entidad. El problema de ese modelo, bastante completo e interesante, es que se obtienen valoraciones demasiado subjetivas. De las categorías de la tabla, la mitad son casi imposibles de calibrar objetivamente. Además, no pueden tener todas el mismo peso. Sería más práctico armar un ranking de entrenadores basándose en datos que se puedan medir y relacionar. También deberían incorporarse la expectativa de goles y los puntos por partido como presentamos aquí, pero ambas variables deberían ser relativizadas y relacionadas con otros parámetros, para que aporten información valiosa. Un algoritmo sencillo podría ser de gran ayuda para ordenar a los candidatos más adecuados para nuestro club.

Con un modelo para la elección de entrenadores, objetivo, cuantificable, se pueden valorar cientos de ellos en cada momento y seleccionar a los mejores para un puesto crucial en el devenir de los equipos de cualquier categoría.

Fernando Campelo (@niibets)

2 pensamientos en “Cómo elegir al entrenador adecuado”

  1. Primero habría que tratar de investigar si es tan relevante un entrenador u otro en el rendimiento del equipo. Personalmente, creo que la suerte afecta mucho más que el cambio entre un entrenador y otro similar.
    Por otro lado, parece que a largo plazo el entrenador no afecta demasiado en el rendimiento una vez controlados otros factores (jugadores, presupuestos, etc.) y si es relevante es en decisiones del tipo estratégico a largo plazo que bien pueden (y deben) ser tomadas por directores deportivos.

    Asumiendo esto, las categorías presentadas ahí no tienen porque tener ningún tipo de relevancia, me parece más un constructo publicitario para justificar sobre creencias elegir a uno u otro. De hecho, muchas de las categorías de la check-list deberían ser competencia del club o dirección deportiva y otras muchas intuyo que no tienen ningún tipo de relevancia en predecir el rendimiento de un entrenador.
    Al margen de que la manera de valorar prácticamente todas deja mucho que desear.

    Por otro lado, me parece inútil valorar a un entrenador por lo xG que genera su equipo y más en periodos tan cortos como los señalados. Me parece de perogrullo que el papel del entrenador es tan pequeño en los xG de un equipo que tratar de medirlo con muestras de una docena de partidos en algunos casos es absurdo.

    1. Muchas gracias por tus comentarios. Creo que tienes razón y que hay que investigar la relevancia de los entrenadores en los rendimientos de los equipos aunque parece una investigación complicada. De hecho, incluso se ha escrito sobre la hipótesis de que no haya entrenador.
      También de acuerdo en que las categorías de la tabla tienen mucho de construcción algo forzada y en muchos casos se preguntan por labores que no corresponden al entrenador. No me quise extender más en el texto y ahondar en eso.
      Cuando menciono la expectativa de goles o los puntos por partido lo hago porque creo que son medidas a incorporar en ese algoritmo para valorar entrenadores pero también creo que no se deben tomar a la ligera, habrá que valorar rivales, equipo propio, calendario y muchos matices sólo para calibrar un valor adecuado en ese aspecto. Y efectivamente, una muestra corta sirve de poco. La idea expresada en el tiempo hace referencia a varias temporadas de datos de entrenadores lo que puede ayudar a dar más relevancia a cualquier dato estadístico que se incorpore al algoritmo.

      Muchísimas gracias por leer y por animarte a comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *